6: Disminuir a la mitad la razón de mortalidad materna (RMM) con estrategias específicas en el grupo de edad de 10 a 17 años. Asimismo prevenir el embarazo en niñas y adolescentes, a través de políticas de salud sexual y reproductiva para la población escolarizada y no escolarizada, en las que se aborden los aspectos de la salud, la educación y la familia.

¿Qué es la mortalidad materna?

La mortalidad materna es la principal causa de muerte entre mujeres en edad reproductiva a nivel global. La mayoría de las muertes maternas son evitables.

La mortalidad materna es la muerte de una mujer asociada al embarazo, al parto y al puerperio (periodo de tiempo que dura la recuperación completa después del parto) o durante los 42 días después de dar a luz o haber estado embarazada, debida a cualquier causa relacionada con o agravada por el embarazo mismo o su atención.

  • Muerte materna directa relacionada con las complicaciones propias del embarazo.
  • Muerte materna indirecta causada por una enfermedad de fondo agravada por el embarazo.

¿Cuál es la situación de la mortalidad materna en México?

73% de las muertes maternas son prevenibles. Un porcentaje muy grande de muertas maternas ocurre a mujeres en situación de vulnerabilidad: rurales, indígenas, afrodescendientes y pobres.

Las principales causas de mortalidad materna en México son la preeclampsia/eclampsia (22.4%), las hemorragias (21.5%) ocurridas antes, durante y después del parto, el aborto (7.2%) y las causas obstétricas indirectas (41%).

La razón de mortalidad materna se calcula tomando el número anual de mujeres fallecidas por causas relacionadas con el embarazo y el parto por cada 100 000 nacidos vivos.

La razón de mortalidad materna en 1990 fue de 88.7

La razón de mortalidad materna en 2010 fue de 44.1

La razón de mortalidad materna en 2013 fue de 38.2

En 2013, hubo 861 muertes asociados a la mortalidad materna. 6.2 % o 54 muertes de niñas y adolescentes entre 10 y 17 años.

Existe una especial preocupación por la muerte materna en las adolescentes, ya que el temprano inicio de su vida reproductiva las coloca en un riesgo dos a cinco veces más alto comparado con las mujeres mayores de veinte años.

¿Qué se puede hacer para prevenir la mortalidad materna?

Para prevenir la mortalidad materna es necesario garantizar la existencia de servicios de salud de calidad durante todo el ciclo de vida. Esto significa que la atención debe ser accesible y oportuna en todo momento, atendida por personal de salud capacitado técnica y humanamente, con infraestructura, equipo, material y medicamentos necesarios para la atención durante el embarazo, parto y puerperio. En una atención de acuerdo a los principios éticos e interculturales debe de haber equidad en el otorgamiento de la atención, humanismo, privacidad, trato individualizado, respeto al secreto profesional, máximo beneficio con mínima exposición de riesgo y siempre contando con el consentimiento informado para la realización de estudios y/o tratamientos. Adicionalmente, es importante fortalecer los mecanismos de monitoreo y rendición de cuentas sobre los programas en materia de salud materna y favorecer el acceso a métodos de planificación familiar.

¿Cuál es la situación de embarazo adolescente en México?

Una de las consecuencias de que las y los adolescentes no tengan garantizados sus derechos sexuales y reproductivos es el embarazo no deseado. Especialmente considerando que tienen más barreras para acceder a la información y servicios de salud para tomar sus propias decisiones sobre su cuerpo. Es importante asegurar el pleno desarrollo físico, mental y emocional de las y los adolescentes antes de optar por la maternidad y la paternidad.

En México, la mitad de las y los adolescentes son pobres, uno de cada 5 adolescentes tiene ingresos familiares y personales tan bajos que no le alcanza siquiera para la alimentación mínima requerida.

35% de adolescentes entre 15 y 17 años no asiste a la educación media superior.

El 19.4% de nacimientos registrados en 2013 son de madres adolescentes (menores de 20 años).

61.5% de las y los adolescentes entre 15 y 19 años reportan no haber utilizado protección anticonceptiva en su primera relación sexual.

¿Qué dice la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes en relación a la salud sexual y reproductiva de niños, niñas y adolescentes?

La Ley General  establece obligaciones específicas en la materia, incluyendo: desarrollar educación y servicios en materia de salud sexual y reproductiva, establecer medidas para prevenir embarazos de niñas y adolescentes, asegurar servicios de atención médica maternos, garantizar el acceso a métodos anticonceptivos, promover la educación sexual integral, incluyendo programas de prevención e información sobre enfermedades de transmisión sexual para niñas, niños y adolescentes.

¿Qué se está haciendo en México para la prevención del embarazo adolescente?

En febrero de 2015, se lanzó la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes. La estrategia plantea  crear un entorno que favorezca decisiones libres y acertadas sobre su proyecto de vida y el ejercicio de la sexualidad de las y los adolescentes; incrementar la oferta y la calidad de la información y los servicios de salud sexual y reproductiva, así como una educación integral en sexualidad en todos los niveles educativos, de gestión pública o privada.

Por su parte, en la NOM 005 se establece que las y los adolescentes merecen atención particular en los servicios de planificación familiar. Asimismo, existe la NOM 047 (en el cual se establecen criterios generales para el acceso de adolescentes y jóvenes a servicios de salud, incluyendo los de salud sexual y reproductiva.

Vínculo con el Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018

En el tema de salud sexual y reproductiva, el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 establece en la estrategia 2.3.3 relativa a mejorar la atención de salud a la población en situación de vulnerabilidad: “asegurar un enfoque integral y la participación de todos los actores, a fin de reducir la mortalidad infantil y materna” e “intensificar la capacitación y supervisión de la calidad de la atención materna y perinatal”.

Observaciones del Comité de los Derechos del Niño 2015

El Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas, en su recomendación 50 a México en junio del 2015, recomienda supervisar eficazmente la implementación de la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo Adolescente y reducir la mortalidad materna de las adolescentes, garantizando educación y servicios en salud sexual y reproductiva adecuados y confidenciales.

El Comité de la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) recomendó a México en 2012, garantizar el acceso universal a servicios de atención de salud y a información y educación sobre salud y derechos sexuales y reproductivos, en particular para las adolescentes, a fin de prevenir los embarazos no deseados e intensificar  sus esfuerzos para reducir la tasa de mortalidad materna, en particular adoptando una estrategia amplia de maternidad sin riesgos en que se dé prioridad al acceso a servicios de salud prenatal, posnatal y obstétricos de calidad y al establecimiento de mecanismos de vigilancia y asignación de responsabilidad.

Avances y Noticias